Hay diferentes maneras de hacer que un niño coma verduras. Llegado cierto punto donde están muy negados a probarlas, lo mejor es incorporarlas de una forma «disimulada» en nuestras recetas. Esto no quita seguir insistiendo en la importancia de comer verduras para los niños, sino que es una solución provisional para que las coman sin darse cuenta.

Una de las recetas más populares es mezclar las verduras con puré de patata. Otra forma es mezclar las verduras con la carne y luego freírlas. Las verduras también se pueden hervir, hornear o asar.

La clave es encontrar una receta que el niño disfrute comer y que los padres quieran volver a hacer. A continuación te compartimos tres ideas de recetas para incorporar verduras en la dieta de los niños en casa:

Pizza casera amasada en casa

No sólo es rica en nutrientes ya que incluye hidratos de carbono y la proteína del queso. Podemos transformar a la pizza en nuestra aliada para dar de comer verduras a los niños.

Como en todo este tipo de recetas, el secreto está en la salsa. Mientras tanto, ellos pueden divertirse amasando. Para los padres con menos tiempo, se pueden comprar pre-pizzas listas para hornear.

Además de salsa de tomate (que podemos hacerla casera), podemos incorporar todo tipo de verduras: zanahoria, cebolla, calabaza, alguna verdura verde que no cambie mucho el color de la salsa.

Una receta llena de creatividad para esconder las verduras más nutritivas es la pizza casera

Luego de preparar un sofrito con todas las verduras que queramos incorporar, sólo queda pasar todo por el microprocesador o por la minipimer.

¿El resultado? Una pizza deliciosa y nutritiva que los niños querrán probar. Una salsa muy rica en nutrientes cubierta por una rica capa de queso muzzarela y, si los niños lo aceptan, espolvoreada con oregano. Y para quienes quieren disimular la verdura aún más, pueden agregar una fetas de jamón dulce encima del queso para darle un toque aún más sabroso.

Esta salsa casera repleta de verduras, puede ser tu aliada para cocinar pastas y salsa para albóndigas. Y hablando de albóndigas, vamos a nuestra segunda idea de receta para que un niño coma verduras.

Albóndigas de carne y verduras

Antes de preparar y formar las albóndigas con la carne picada, podemos trocear en la microprocesadora o minipimer las verduras que queramos incorporar en la dieta de los niños. Recomendamos utilizar zanahoria, cebolla, y alguna otra en pequeñas cantidades, y cortada en trozos diminutos.

Todo este mix de verduritas picadas muy finas, lo mezclamos con: 500 gr de carne picada, un huevo, un cda de pan rayado y condimentamos a gusto.

Albondigas de carne y verdura para que los niños coman vegetales de forma más integrada a las preparaciones

Amasamos bien las albóndigas y si gustamos las podemos pasar por harina para que queden cubiertas por una fina capa blanca antes de incorporar a la sartén.

El resultado será una albóndiga más rica y nutritiva, con todos los vegetales y la proteína de la carne y el huevo.

Y para quienes quieren ahorrarse el empanado, nada más fácil que aplastar un poco las albóndigas y hacerlas a la sartén como hamburguesas de carne y verdura. Estas hamburguesas, entre dos panes serán una opción rica y muy amigable para que los niños coman verduras. Y la receta es la misma .

Bastones de verdura

Cortamos patata, moniato, batata, zanahoria o calabaza (las verduras que queramos que tengan una consistencia dura). Las pasamos por harina, luego por un huevo vatido y condimentado, y por último por pan rayado.

Las ponemos en una bandeja en el horno precalentado a 180º durante 20 minutos. ¿El resultado? Unos ricos batones de verdura bien disimulados con una crocante capa de huevo y pan rayado.

Lo ideal de esta receta es evitar dar fritos a los niños, por eso, en lugar de freir en aceite, sugerios utilizar una freidora sin aceite o el horno con un papel especial para horno y que no se peguen los bastones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba